• ¡Hemos venido a darlo todo! - Reserva Espiritual de Occidente en Teatro del Arte - 11 Marzo 2017

    Tras un adelanto, breve y compacto, pero ilustrativo de lo que puede materializarse como las dos esperadas partes de 'El Cristo de la Atlántida', la noche de ayer nos deja un regusto dulce y esperanzador después de aquel domingo de octubre del pasado año en el que dando paso a Michael Moynihan y su despliegue neofolk de alto nivel, Blood Axis, un grupo algo más modesto, pero igual de exigente con su esencia y con lo que ofrecen al público, sobrepasando en expectativas de lucidez, coherencia y búsqueda personal y estética a cualquier veterano de las tablas, Reserva Espiritual de Occidente acometió entonces los sonidos y la propuesta que anoche desgranó con lujo, calma y sordidez tras cuatro años silenciosos desde aquella Noche Blanca de 2012.

    Hace bastantes años un amigo canadiense de ascendencia hindú me mostró su interés enfermizo por PlagiarIsmisArt, y así llegué casi sin quererlo a Santi Plagio, ahora reconvertido en Santi Contubernio, y revisando trayectorias confirmo paralelismos insólitos y verdades omnipresentes, destruir para construir y así cerrar círculos, llenar de fondo formas vacías y ornamentar incluso más que un Churriguera alcoholizado, lo que ya tiene esencia de más en su propia naturaleza, la búsqueda de la salvación al mediocre humano, la belleza de un himno o los apocalípticos y jazzísticos interludios imprevistos aumentando tensiones dramáticas y sincopando el estado de ánimo del oyente.

    Hablar de Reserva Espiritual de Occidente es mucho más que reseñar un concierto. Es ir con los deberes bien hechos, disfrutar de una propuesta única, alternativa y, por supuesto, minoritaria; para después digerir con calma toda la sinapsis esquizofrénica de referencias cruzadas que harían palidecer al bibliotecario de Alejandría y acabar tocando lo etéreo de un nirvana imposible tras regurgitar casi cuatro mil quinientos días en poco más de sesenta minutos. Y etérea también es Svali diluída y transmutada a ratos en un cañón de luz que hace ilusionismo entre túnicas sagradas mortuorias y uniforme de sacerdotisa eterna. Porque Reserva Espiritual de Occidente es espiritualidad (como bien reza su nombre) y materialidad, bajada al infierno de Dante, sin advertencia en las puertas, con un virgiliano Wences Lamas comandando las futuras hordas nonatas de esta neo-tribu urbana que ciclópeamente busca la perfección en la tierra con un misticismo estructuralista reconstruído sobre las cenizas de santos que quizás no fueron tales, con fetichismo icónico hacia lo purgativo, esas pulmonías que recuerdan a la peste medieval, lo iluminativo, psicotrópico y alucinógeno, y lo unitivo, porque la sacerdotisa te ha convertido en hombre. La mística comienza con una intro de voces, pasando de tema a tema sin previo aviso, como matan a los soldados en las guerras, para cegarnos de luz con la oscuridad de 'La Noche Blanca' de 2012 con Atalaya, desde ahora podemos divisar el amanecer, y efectivamente, pocas concesiones al pasado que queda sepultado por haber sido lo que fue, una oportunidad de subir escalones de una atalaya imaginaria de eterno aprendizaje, hilvanando sin piedad Ensalmo, Cruz de un niño y Niña monstruo para llegar a otra casilla de este improvisado juego iniciático, de Atalaya a Torre de Hércules y siguen porque les toca, se lo han ganado, y Obtención de sabiduría es el previo del epílogo, el aforismo necesario, la referencia antitética, la observación de Wittgenstein que acaba en greguería para no tomarse tan en serio la vida. Pero antes de sus Últimas palabras, otra referencia al pasado, para no condenarse a repetirlo por muy bueno que fuera, porque repetir lo bueno es plagiar y en Lamas no hay ánimo de autoplagio barroco porque sería estancamiento, y ya de eso estamos sobrados... Se ha terminado la guerra... La Sociedad del Escudo, otra tribu, a vueltas con el misticismo de la mano de Mishima, otro volumen más de esta imposible y decadente biblioteca imaginaria, rescatado de aquella noche blanca que da paso a este amanecer aún por colorear, también presente en su versión en directo de 2012 en 'Diez Mil Años'... Tatenokai.

    Sorpresa en la recta final, de tres temas a siete principios, tímidos pilares de este amanecer hermético como serpiente que se muerde la cola, Kybalion, reclamo de Nueva Sangre y un versículo de Corintios 13 que llevan dentro, porque se dejan quemar en la hoguera, y porque se ofrecen en sacrificio Svali y Wences, sin sus cuatro fieles, que no acólitos, que en camerinos aguardan a que finalice un bis que cantarlo es ya un acto de afrenta y osadía propias de un cantar de gesta medieval, y aunque va por ambos bandos, Primavera es un arma de doble filo que nos recuerda que plantar cara a un pasado, desafortunado o no, es el acto de gesta, el heroísmo que necesitamos en cada nuevo amanecer.


    Un escenario perfecto, el Teatro del Arte en Madrid, local simpático y singular; un público entregado y conocedor, sibarita de lo oculto y respetuosamente disciplinado, más tribu que horda en lleno absoluto; una selección de temas inmejorable que nos hacen esperar con aún más ganas el tan ansiado cuadríptico del grupo, producción y atención personal de Rafael de Arcos (Indypendientes), y la perfecta integración y ejecución del repertorio, sonido limpio e incontables detalles cuidados con celo por parte de todos, desde el equipo técnico hasta el merchandising, luminotecnia excelente en el crescendo inicial y en toda la actuación... hacen que una noche como la de ayer se convierta en imborrable y en un punto y aparte en el panorama musical español actual. Muchos son los llamados, pocos los elegidos.


    Integrantes:
    - Svali
    - Wences Lamas
    - Óscar Barras
    - Rubén Rodrigo
    - Miguel Ángel de Blas
    - Pedro Fidalgo


    Bandcamp
    Facebook
    Hemos venido a darlo todo
    Discogs
    Indypendientes
    Teatro del Arte


    Lugar: Teatro del Arte, Madrid
    Fecha: Sábado 11 de Marzo de 2017. Apertura: 22:00 h. Comienzo: 22:30 h.
    Precio entradas: Anticipada 10,00 €, Taquilla 12,00 €
    Aforo: 116/116